CóMO HICIMOS

… para que una palabra en otro idioma suena tan argentina.

Iniciamos nuestra historia muy jóvenes. A esa edad en que a los proyectos los llamamos sueños y los esfuerzos los hacemos de puras ganas. Dos deportistas rosarinos, una máquina de coser y la clara decisión de fabricar prendas a gusto y medida para nuestras prácticas.

Así comenzamos, confeccionando una calza, dos, diez… para nosotros, para otros… 20, 50, 100… y apareció un nombre en alemán, que reflejaba nuestra necesaria principal característica: éramos partida exclusiva, edición limitada – en alemán, Sonder. Sonder Valor Argentino, dijimos, dispuestos a llenar nuestro nombre de todo lo bueno que tiene este país.

Entre aquel bautismo y hoy…fuimos, vimos y vencimos los malos tiempos con buena gente, buena suerte y buena voluntad.

Sumamos un sello más a la Industria Nacional, imaginamos, fabricamos y estampamos nuestro nombre cada día en miles y miles de prendas deportivas. Perfeccionamos nuestros básicos, los adaptamos a los distintos deportes.

Nos comprometimos con el voley, acompañamos al deportista amateur en su casi siempre solitaria lucha. Llegamos a todo el país vía exclusivos y casas de deporte.

Remarcamos que la indumentaria Sonder no es importada, es importante; defendimos el trabajo trabajando en medio de la gran crisis.Renovamos los sueños, el compromiso, las ganas, y trabajamos, trabajamos, trabajamos…

y así fue como hicimos para que una palabra en otro idioma suene tan pero tan argentina.